virgen de la fuencisla

Switch to desktop Register Login

DOMINGO 8 DE JUNIO. PENTECOSTÉS

“Exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: recibid el Espíritu Santo” (Evangelio Juan 20, 19-23). Como en el Génesis cuando Dios exhala su aliento “en las narices” del muñeco de barro, que se convierte en un ser viviente. Así Jesús con los suyos: les infunde una vida nueva, distinta, diferente, mejor. No es para unos pocos sino para la comunidad (1ª lectura: Hechos 2, 1-11). Las iglesias, la nuestra por ejemplo son comunidades que viven del Espíritu de Jesús, sienten “El Viento de dios”, se dejan animar, alentar y empujar por ese viento que alentaba y empujaba a Jesús. En cada iglesia el Viento de Dios se nota en sus miembros, en cada uno de distinta manera, como carismas, dones de dios para la comunidad, que es como un cuerpo con partes y funciones diferentes, pero todo para todos.

Pablo lo entiende bien (2ª lectura: 1Corintios 12, 3b-7): “Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo cuerpo, todos hemos bebido de un solo Espíritu”. Es la riqueza de la Iglesia: la formidable pluralidad de dones, todos destinados a que todo el cuerpo funcione con inmensa riqueza, con profunda unidad, porque todo lo desw Espíritu es abundancia y amor

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Last modified on
Rate this item
(1 Vote)

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.

Top Desktop version