virgen de la fuencisla

Switch to desktop Register Login

 SAN MARCOS

 

 

TESTIGOS FECHA DE LA INFORMACIÓN
Bartolomé Romo 14 de Enero
Maria de Roças 14 de Enero
Bernabé del Castillo 11 de Septiembre
Ana Arcones 14 de Enero
Alonsso de Janguas el Mayor 2 de Diciembre
Mariana Pérez 2 de Diciembre
Antonio Méndez 2 de Diciembre
Luissa de Segovia 2 de Diciembre
Juana Sanchez 22 de Diciembre
Juana de Uçeda 5 de Enero
Maria López 2 de Diciembre
Pedro Rincón 14 de Enero
Alinso Yanguas el Moço 14 de Enero
Françisco Garçia 16 de Agosto
Anna Niculas 14 de Enero


 


Situado al Norte del recinto amurallado, casi paralelo al río Eresma, el arrabal de San Marcos o de la Puente Castellana, ofrecía en los siglos XVI y XVII un marcado carácter rural, que, verdaderamente queda reflejado en las preguntas  e informaciones de los testigos, junto a detalles topográficos que destacamos en el capítulo titulado  “La antigua ermita en su contexto”

Atravesado por el Camino Real, convertido en la calle de la Puente Castellan o de San Marcos al pasar por delante de unas casas en hilera, predominaban en este arrabal tenerías, molinos, grandes espacios verdes con álamos, chopos…; la alameda y la Fábrica de la Moneda eran especialmente valoradas por los vecinos de entonces. El núcleo central de la colación era la iglesia de San Marcos, de la que dependía la ermita de Nuestra señora de la Fuencisla y a la que a principios del siglo XVII estaban anexionadas las iglesias de San Gil y San Blas.

Los oficios de los testigos de esta parroquia encajan en este marco topográfico: Bartolomé Romo es molinero del molino de San Lázaro, Francisco García, labrador; Juan de Uceda abastecedor de carne, Alonso de Yanguas , padre e  hijo, canteros, y Bernabé del Castillo, sacerdote y administrador de la ermita de Nuestra Señora de la Fuencisla.

 

 

LA CUARESMA

Este tiempo litúrgico nos ofrece una maravillosa ocasión para descubrir la real dimensión de nuestro desprendimiento, entrega y solidaridad que pide el Evangelio a los seguidores de Jesús.

Con frecuencia se habla de la Cuaresma en términos masoquistas. Esta no es la intención de la liturgia cuaresmal, que nos orienta hacia la Pascua del Señor (la celebración del triunfo de la vida sobre la muerte). Ahora bien, leemos en la vigilia pascual el relato de la creación del hombre y de la nueva creación, obra de Cristo que es el nuevo Adán. El primer día de la cuaresma se lleva a cabo el gesto simbólico de la imposición de la ceniza, así recordamos nuestra condición limitada y pasajera.

A la luz de la Biblia la aventura humana adquiere su verdadero significado. Por el pecado de un hombre la muerte entró en el mundo y por la victoria de Cristo en la cruz la humanidad fue redimida.

Este es el mensaje optimista que la Cuaresma propone cada año al cristiano. La ascesis individual que cada uno de nosotros se impone en este tiempo cuaresmal debe llevarnos a una participación más equilibrada en los bienes que nos ofrece la vida.

DOMINGO 8 DE JUNIO. PENTECOSTÉS

“Exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: recibid el Espíritu Santo” (Evangelio Juan 20, 19-23). Como en el Génesis cuando Dios exhala su aliento “en las narices” del muñeco de barro, que se convierte en un ser viviente. Así Jesús con los suyos: les infunde una vida nueva, distinta, diferente, mejor. No es para unos pocos sino para la comunidad (1ª lectura: Hechos 2, 1-11). Las iglesias, la nuestra por ejemplo son comunidades que viven del Espíritu de Jesús, sienten “El Viento de dios”, se dejan animar, alentar y empujar por ese viento que alentaba y empujaba a Jesús. En cada iglesia el Viento de Dios se nota en sus miembros, en cada uno de distinta manera, como carismas, dones de dios para la comunidad, que es como un cuerpo con partes y funciones diferentes, pero todo para todos.

Pablo lo entiende bien (2ª lectura: 1Corintios 12, 3b-7): “Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo cuerpo, todos hemos bebido de un solo Espíritu”. Es la riqueza de la Iglesia: la formidable pluralidad de dones, todos destinados a que todo el cuerpo funcione con inmensa riqueza, con profunda unidad, porque todo lo desw Espíritu es abundancia y amor

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.

Top Desktop version